De pronto descubrimos que Chile no era Chile, lo peor es que al parecer nunca lo fue. Esta noche será larga, oscura y llena de bestias que están hambrientas de nuestra voluntad. En este escenario lo único que nos guía es un Lucero en el cielo, que es el primero en aparecer y será el último en desaparecer al amanecer, porque de lo único que estamos realmente seguros, es que va a amanecer y para cuando eso suceda, esta lucha, esta sangre derramada, estas palabras dolorosas, habrán valido toda la pena del mundo.

Proyecto Luces Presenta: Lucero del Ocaso.
Lucas Toro
Placencio

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X